Presentación


Las personas mayores necesitan actividad significativa y propositiva (que sea de su interés y adaptada a su edad) para conservar su salud, ralentizando el deterioro funcional, cognitivo y social.

La Terapia Ocupacional es una disciplina socio-sanitaria que se sirve de la utilización terapéutica de las actividades de la vida diaria, productivas y de ocio en personas que se encuentran en situación de discapacidad con los fines de lograr la máxima independencia y mejorar la calidad de vida.

En la tercera edad, los profesionales de Terapia Ocupacional valoran las limitaciones de los usuarios y pautan el tratamiento adaptado a sus necesidades para conseguir el mayor nivel de autonomía posible, integración en el entorno físico y social del centro y asegurar su calidad de vida.

La intervención se lleva a cabo en grupo o de manera individual. La intervención abarca las Actividades de la Vida Diaria, estimulación cognitiva, ocio, terapia funcional, adaptación del entorno y prescripción y entrenamiento de dispositivos de apoyo (antes llamadas ayudas técnicas).

Junto al resto del equipo interdisciplinar, los terapeutas ocupacionales, son una pieza clave para garantizar el bienestar y la salud de los usuarios.

“El hombre utilizando sus manos que están bajo el control de la mente y la voluntad, puede influir en el estado de su propia salud. La ocupación es un medio natural para restablecer funciones”, (Mary Reilly, 1962).