Muchos de nosotros no hemos ido a recibir a los jugadores, no hemos podido mezclarnos con la mareona, algunos no hemos podido saltar de alegría, ni tan siquiera gritar…

Lo que sí hemos hecho ha sido emocionarnos, porque ser Sportinguista es un sentimiento, algo que nace de dentro y nos lleva a las lágrimas sin saber cómo.

Aquí estamos algunos de los primeros socios del club, sentimos no haber podido iros a aplaudir pero estamos tan orgullosos de vosotros como de ser socios de esta peña. La única peña en España en un centro residencial desde la cual os hemos animado partido a partido y triunfo tras triunfo.

Vuestro aliento es nuestro aliento. Gracias Sporting!!

¡SOMOS DE PRIMERA!