¿Qué mejor manera de inaugurar el verano que con una fiesta en nuestro nuevo jardín?

En esta calurosa tarde, familiares, residentes y trabajadores hemos compartido alegrías, risas y emociones; hemos bailado al son de la música y hemos comido y bebido disfrutando de una típica espicha asturiana.  Celebramos el poder compartir un año más juntos la entrada del verano.