Tenemos el enorme placer de presentamos a Ramiro ( nombre ficticio ).

Ramiro ingresó en nuestro centro precisando silla de ruedas, cinturón en silla, cinturón en cama, barandillas y piecero. Todo tipo de contenciones que limitaban su libertad. Su situación era la de una persona totalmente dependiente para todas las funciones al que incluso hemos tenido que realizar una reanimación cardiorespiratoria debido a sus problemas de broncoaspiración.

Con un excelente trabajo en equipo hemos conseguido en menos de 4 meses que pase a ser una persona totalmente independiente. Retirada de todo tipo de contenciones, ajustes farmacológicos, rehabilitación intensiva, turnos de vigilancia, indicativos luminosos en su habitación que le permitan levantarse por la noche e ir al baño, reeducacion cognitiva y aceptación del riesgo por parte de su familia nos han permitido devolverlo a una vida digna, en libertad.

Le gusta mucho madrugar, claro, “tiene que ir a trabajar”, por ello le permitimos que se asee y se vista muy temprano el sólo, pero sabe que a las 8:00 llegan “los chicos” y va a buscarlos al pasillo para acompañarlos de nuevo a la ducha porque “si no no cobran”, y eso no lo permite.

Es capaz de comer de forma autónoma y no es necesaria su asistencia en este ámbito pues el riesgo de atragantamiento es el propio de cualquier otra persona de su edad.

Le encanta asomarse a la puerta y ver como los coches entran y salen y cuando se cansa de estar de pie se sienta con Alberto y Ricardo en el salón a hablar del mallado de la sidra mientras llega la hora de la comida.

Es capaz de ir sólo al baño y lavarse los dientes tras las comidas. (Reposar un rato en el salón acompañado de las señoras es un plan estupendo). Ahora si,lo que más le gusta es ir al gimnasio a ver a nuestros fisios, subir y bajar rampa y escaleras con ellos hasta que lo manden descansar, por que si no se puede tirar horas, y claro, el sobreentrenamiento no es recomendable. Cuando terminamos nuestros ejercicios buscamos a Dani por el gimnasio y nos enteramos de cómo va el Sporting.

Le encanta ir de excursión con sus compañeros, (pasear por el muro ha sido nuestra salida está semana). Entre leer el periódico con Ángela, visitar a la doctora Bulnes todos los días para contarle como va su dolor de rodilla e invitar a nuestras enfermeras a “un cafetín” pasa la tarde entretenido. Hoy es viernes y no se pierde el baile por nada.

Ramiro sólo es un ejemplo de como con un buen trabajo en equipo se puede devolver a una persona a vivir con dignidad, con libertad, con una etica profesional en la que no se conciben las sujeciones y en Plaza Real lo hemos conseguido. Liberar a 14 personas con éxito en 4 meses es nuestra mayor recompensa y lo seguiremos haciendo, trabajando por nuestros mayores como lo que somos: expertos en demencias.